Mensaje del Director del Global Competitiveness Leadership Program GCL

 

Queridos Amigos!

Es con verdadero orgullo que escribo estas líneas de bienvenida a nuestros futuros líderes. Soy un fiel creyente en la capacidad de las nuevas generaciones de contribuir al desarrollo, competitividad y crecimiento de nuestra región Latinoamericana.

Como he dicho en otra oportunidad, en el desarrollo de los países hay fundamentalmente tres péndulos que condicionan el desempeño: el péndulo político, el péndulo económico, y el péndulo social. Indudablemente que los tres están muy inter-relacionados, y son muchas las fuerzas que actúan sobre cada uno de ellos.

En Latinoamérica estamos viendo que el péndulo político podría estarse moviendo en la dirección equivocada. Curiosamente, de las 12 elecciones que tuvo la región el año anterior, en 9 de ellas el péndulo se ha movido hacia alguna tonalidad de la izquierda. Sin emitir juicio, no hay duda que el péndulo político está pasando por una turbulencia.

En cuanto al péndulo económico, la región viene de pasar por una época de bonanza gracias a la globalización que busca fuentes baratas de commodities. La pregunta, como lo confirma el estudio más reciente del Fondo Monetario Internacional es si esto es sostenible. El FMI espera que para el año 2008, 11 países tendrán un crecimiento reducido relativo al 2007.

Finalmente, el péndulo social. En la medida en que la polarización del ingreso continúe y no logremos incrementar el tamaño de la clase media como verdadero motor de las economías tenemos un problema.

Estos tres péndulos se mueven dentro del esquema de la Globalización. La Globalización es imparable y yo pienso que la Globalización es positiva, creo que la generación de riqueza es buena a todos los niveles, y en eso, abrir fronteras puede ayudar. Sin embargo, la globalización no subsidia ineficiencias y de ahí de la importancia de empujar hacia una competitividad de nivel mundial para nuestra región. Y la mejor manera de lograrla es con estrategias consecuentes que no respondan al populismo político. Y eso requiere de Líderes!

Y por eso, comparto plenamente la filosofía de FUNBOLIDER “que necesitamos desarrollar líderes comprometidos con su región que sean capaces de escribir una historia distinta comprendiendo a fondo estos fenómenos no solo en teoría si no también en su dinámica práctica, para así escribir una nueva historia en Bolivia.”

Mucho éxito!

PhD. Ricardo Ernst
Deputy Dean, The Robert Emmett McDonough School of Business
Georgetown University

CLOSE
CLOSE